Money Talks

Imagen de agonzalez
Ángel González

El año 2015 ha sido un periodo de tiempo singular para una banda australiana mítica, legendaria y de pura esencia Rock’n’Roll. Evidentemente toca hablar de AC/DC por muchos motivos. El primero porque es una de mis bandas Top5, con nuevo disco y nueva gira. Segundo porque los AC/DC de este 2015 parecen lo que son pero en esencia cada vez que les veo me faltan demasiadas cosas. Y tercero porque como grandes leyendas, curtidas en muchas batallas, en su nueva gira habla el dinero.

Si nos preguntaran nuestra banda favorita, siempre nos sale un primer nombre que parece encabezar la lista de bandas o artistas favoritos. Pero medio segundo después se estale un debate mental porque empiezan a surgir distintos músicos y discos que buscan espaciarse en el peldaño más alto de los elegidos. Yo cuando llego a ese instante siempre acudo a hacerme una pregunta: Si todas esas figuras del mundo musical coincidieran el mismo día, a la misma hora y en la misma ciudad para ofrecer un concierto ¿Por cuál me decidiría? ¿Quién sería merecedor de gastarme mis ahorros y la mitad de mi sueldo? Porque vamos a ser realistas, los precios a los que nos están acostumbrando determinados promotores, managers y grupos requieren de un riñón y parte del otro en los tiempos que corren (este es un punto a abordarlo más tarde). El debate se simplifica y generamos un Top5 o un Top10 donde entran todos ellos en el mismo saco y con el mismo nivel. Básicamente nadie se atrevería a juntar a cinco bandas de éxito en la misma ciudad, el mismo día y a la misma hora. Yo he tenido la oportunidad y el placer de acudir a muchos conciertos, otros acuden al futbol todas las semanas y yo lo hacía a los conciertos. He visto a AC/DC, Metallica, Status Quo, Bon Jovi, The Rolling Stones, Paul McCartney, Scorpions, Simple Red, Texas, Extreme, y podría seguir sin parar.

El propósito no es restregar a nadie mi repertorio sino aclarar que no renunciaría a verlos ni a clasificarlo como el mejor, el peor o el más absurdo de todos (lo reconozco también en ese repertorio de conciertos he visto a Puturrú de Fuá). Mi lista de grandes grupos la construyo en base a sentimientos, vivencias y recuerdos, muchos de ellos de años de adolescencia porque nos formamos musicalmente durante el paso de la inmadurez a la madurez. Por esta premisa son muchos los recuerdos que conservo de los discos de AC/DC mientras estudiaba, mientras estaba deprimido o simplemente mientras intentaba dormir, porque yo soy de los que duermo con la música puesta. El desafortunado en esos años fue mi hermano mayor que sufrió mi pasión por estos discos con eternos riff que se adentraban en nuestros cerebros (yo conseguía dormir dulces sueños y el simplemente me despertaba para que apagara el tocadiscos). Este es el proceso que lleva a un musicólogo a crear su lista Top5, y en ella se encuentra AC/DC. Cabe decir que cuando estoy escribiendo estas líneas mi lista Top ya está superando esa cifra de 5 porque no puedo olvidarme de todas las bandas que han curtido mi espíritu, incluidos los Puturrú de Fuá.

Pero veo la imagen de los hermanos Young y cia, bueno, ya no veo a los hermanos Young, porque ni en la foto, ni en la grabación, ni en la composición aparece Malcom. Aparece otro Young, Steve, sobrino de Malcom y Angus, pero no es el hermanísimo que marco los riff de la banda y que fue el alma rítmica que sustentaba los himnos de la banda para que en endemoniado Angus pudiera lucir ese espíritu rockero. Sigo fijándome en la foto y por muy buen resultada que ha ofrecido Brian Johnson no puedo olvidar que la esencia de los AC/DC no habría sido la que es sin el inolvidable Bon Scott, a fin de cuentas representaba el espíritu del rock en los años setenta. Y por último veo en la percusión al británico Chris Slade que está en su segunda etapa con los australianos después de los escándalos judiciales que está acompañando a Phil Rudd. Digamos que este cambio solo me afecta en lo estético porque sinceramente Chris me sigue pareciendo en mejor batería que ha tenido la banda. En definitiva veo a AC/DC en las fotos y carteles y me siento deseoso de escucharlos pero no me emociono.

Y llega el momento de los conciertos. Ver a AC/DC en directo es todo un espectáculo. Puro Rock, sin muchos adornos pero grandes riff. Bueno, últimamente algún que otro adorno sí les acompaña. En España ha sido todo un éxito de público. Era tal el aliciente que han rescatado de su jubilación voluntaria a Gay Mercader. Posiblemente es uno de los promotores más importantes tanto nacional como internacionalmente. Un gran conversador y hombre repleto de anécdotas (esas me las guardo con el mayor cariño posible). La oficina de manager quería al mejor en España y él es el hombre. Cuando le llamaron para decirle que tenía nueva gira, lo primero que hizo fue visionar el concierto de Madrid unas cinco veces de forma consecutiva para tomar una decisión. No había duda, los fans de AC/DC siguen cantando las canciones después del concierto y dura la emoción horas, días, semanas, meses, años y décadas. Recuerdo que hablando sobre Bon Jovi y si lo traería de concierto a España me recordaba que el problema con los de New Jersey es saber cuál era su público, porque últimamente no terminan de ser “ni chica ni limonada”. Pero con los australianos no sucede esto, su público es el mismo, más canas, más arrugas y acompañándolos sus hijos adolescentes.

Pero los años han pasado y la banda ya no es la máxima expresión del pueblo llano. Ahora vienen con un cache de ricos e importantes, un valor que encarece el precio de las entradas, porque esto no deja de ser un negocio y todos quieren vivir de ello. No solo se aspira a eso sino que el deseo es vivir muy bien. Gay reconocía en una entrevista que desde la oficina de management de los australianos le había solicitado si podía bajar los precios de las entradas para que fuera más asequible a los fans, pero él les respondió si ellos estaban dispuestos a bajar su cache para poder abaratar esos precios. La respuesta os la podéis imaginar, y sin duda el llenazo se logró. Un éxito total. Nostalgia comedida, porque “money talks”.